Utilicé el fragmento de una canción del compositor oaxaqueño Alvaro Carrillo que lleva por título “andariego” para reproducirlo como eslogan. La pieza es un vehículo varado, una hoja de plátano con llantas de goma que perece debajo del anuncio publicitario, una metáfora sobre la desaparición.